Factores que impulsan la adopción de servicios administrados

El área de servicios administrados ha superado la tormenta de la disrupción digital y sigue creciendo. Más servicios están disponibles en diversas formas, y las empresas están adoptando la recién descubierta flexibilidad en la selección de tecnologías y procesos que se adaptan a su negocio con una cobertura de servicios rentable y bajo demanda.

Al igual que en muchas industrias, el sector de servicios administrados ha tenido una gran cantidad de disrupciones (nube, nuevos competidores, Big Data, aprendizaje automático), pero no ha llegado al escenario de pesimismo que muchos predijeron. Al contrario, se proyecta que la industria tendrá un valor de más de 280 mil millones de dólares para 2023.

Aquí hay tres tendencias críticas que probablemente impulsarán aún más la adopción de servicios administrados.

1. El auge de los modelos de negocio basados ??en el consumo

La forma en que las organizaciones empresariales consumen la tecnología, históricamente se ha basado en soluciones costosas alojadas en las instalaciones o en modelos complicados de externalización.

Más clientes de negocios están buscando experiencia en tecnología empresarial para adaptarse a la forma en que consumen televisión, música y otras aplicaciones.

Por ejemplo, Spotify, un servicio de streaming de música. Es una suscripción mensual sin contrato y es una opción más económica que saturar sus repisas con CDs o descargar álbumes específicos a un dispositivo digital.

No mire más allá del reciente anuncio de Apple, que finalmente está matando a su icónica plataforma de música iTunes, una inflada aplicación que ha estado saturando el ecosistema de software de Apple durante 18 años.

El servicio de streaming de música Apple Music asumirá el control, aunque se puede argumentar que superó a iTunes como la plataforma de música principal de Apple hace años, cuando los modelos basados ??en el consumo comenzaron a dominar el mercado.

Y ahora las empresas exigen ese mismo nivel de disponibilidad y coherencia con las aplicaciones que utilizan en sus vidas profesionales. Se acabaron los días de comprar activos de TI por valor de millones de dólares, colocarlos en una hoja de cálculo y preocuparse por si van a ofrecer algún valor tangible.

Los clientes exigen que los proveedores desarrollen los activos tecnológicos y los pongan a su disposición exactamente cuando los necesiten, que cobren sólo por lo que han consumido y lo puedan administrar.

2. Entornos de TI cada vez más complejos

Nadie puede darse el lujo de quedarse atrás en el área de la tecnología empresarial. Hay presión para innovar y, al mismo tiempo, mantenerse al día con los rápidos avances digitales. La implementación de las últimas tecnologías y plataformas sin la debida consideración e integración en los sistemas existentes, puede significar un desastre. No vale la pena ir solo.

Los proveedores de servicios administrados son los que hacen el trabajo pesado para reducir la complejidad en los sistemas y herramientas de TI. Las tecnologías y plataformas en la nube son cada vez más complejas de administrar, especialmente cuando consumen muchos entornos de TI repartidos por todo el mundo.

Es posible que varios terceros diferentes deban involucrarse, creando infraestructuras híbridas únicas y resultando en una gestión de TI complicada. Sin los controles adecuados, los equipos de TI sufrirán. Ellos y las empresas pueden enfrentar enormes vacíos en la seguridad de TI.

La retroalimentación típica de los CIOs es que quieren que los empleados se enfoquen en resolver problemas de negocios, no en administrar tecnología. Cada vez más, las empresas están transfiriendo los temas desafiantes a su tecnología, infraestructura y zona de procesos, para que puedan dedicar tiempo a sus propios objetivos de innovación. No sólo esto, también hay un aumento en las empresas que subcontratan el diseño y la creación de sus entornos de infraestructura, estableciendo soluciones escalables a largo plazo.

3. El crecimiento del ‘todo’ como servicio

Los últimos años han demostrado que, como consumidores, con gusto pagaremos un precio para facilitar nuestras vidas. Lo mismo es cierto para las empresas. Las organizaciones se sienten cada vez más cómodas con los servicios administrados a medida que el concepto de “todo como un servicio” se afianza.

Existe una creciente demanda de proveedores de servicios administrados que pueden ofrecer servicios combinados que no sólo abordan la infraestructura y las aplicaciones, sino que también las unen.

Ya no se trata sólo de Infraestructura como Servicio o Software como Servicio, el enfoque integrado incluye seguridad, consultoría y otros servicios. Además, los servicios administrados con especializaciones regionales y conocimiento vertical ofrecen perspectivas del mercado que ayudan a respaldar futuras decisiones tecnológicas.

Fuente: cio.com.mx