Uso excesivo de celulares y videojuegos puede llevar a pérdida funcional en manos

Ciudad de México.- El uso excesivo de teléfonos móviles, computadoras, videojuegos y sus accesorios (gadgets) puede ocasionar pérdida funcional en las manos, advirtió el subdirector médico de la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social, Jaime Alfredo Castellanos Romero.

El especialista informó que el uso de esa tecnología durante varias horas diarias puede generar lesiones principalmente en tendones, articulaciones y ligamentos, y el daño se manifiesta con hormigueo, dolor, molestias y adormecimiento de la mano y/o dedos.

Por cada dos horas de trabajo, recomendó Castellanos Romero, es necesario realizar una pausa, hacer estiramiento de las muñecas y mover los dedos para continuar con la labor.

Dejó en claro que tronarse los dedos no es una forma de relajar las articulaciones e incluso es dañino y a largo plazo puede causar fricción y lesionarlas.

El especialista en medicina de rehabilitación del IMSS informó que los niños y adolescentes son quienes más ocupan equipos tecnológicos, por lo cual tienen mayor riesgo a sufrir consecuencias graves como el síndrome del túnel del carpo y la enfermedad de Quervain.

Detalló que la primera se origina por la posición que la muñeca adopta para el uso de los aparatos, lo que ocasiona un microtraumatismo en el ligamento transverso del carpo (donde se apoya la mano) y a largo plazo puede engrosarse o inflamarse y aprisionar el nervio mediano, que provoca disminución de la potencia muscular y dolor al ejercer fuerza.

La enfermedad de Quervain, detalló, es una lesión que se presenta en los ligamentos extensor y abductor del dedo pulgar; dicho problema impide abrir y cerrar normalmente el dedo, por lo que la función de tomar objetos se ve afectada.

Por ello recomendó a padres de familia mantener vigilados a sus hijos y controlar el tiempo que destinan cada día al uso de estas tecnologías y que no sobrepasen dos horas diarias.

Castellanos Romero explicó que entre los tratamientos para quienes tienen estos padecimientos, está la hidroterapia, por ejemplo, que funciona como relajamiento de la musculatura y ligamentos superficiales.

El ultrasonido ayuda a disminuir la inflamación producida en el tendón.

El rayo láser, indicó, se aplica en el punto exacto donde se presenta el dolor o la inflamación, y tiene una penetración desde uno a ocho centímetros para detectar y dar tratamiento certero. Esto ha reducido el tiempo de recuperación de los pacientes al pasar de entre cuatro y seis semanas a sólo dos.

El especialista resaltó que una vez culminada la rehabilitación, es importante que los derechohabientes continúen con un control del uso de la tecnología, pues volver a la rutina puede causar daños más graves al que ya habían sufrido.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.